Descubre si realizar un curso de ortodoncia invisible te hará crecer como profesional

Cuando un dentista termina su licenciatura o grado es habitual que se plantee en numerosas ocasiones cuál es el futuro que debe dar a su carrera profesional, planteándose algún curso de ortodoncia invisible, programas de formación continua, másteres… para complementar la formación clínica y preclínica recibida en la universidad.

Algo similar ocurre cuando un profesional decide formarse en ortodoncia y cursa un postgrado o máster de entre la infinidad de opciones disponibles: modular, a tiempo parcial, exclusivo, compatible con la actividad profesional… las opciones son ilimitadas y eso ofrece una gran versatilidad a quienes deciden optar, como nosotros, por esta increíble rama de la odontología: la ortodoncia.

Dado lo reciente de la incorporación de la incorporación de los alineadores al arsenal terapéutico de los ortodoncistas, en muchos casos los profesionales de la ortodoncia que ya tienen un excelente manejo de la aparatología fija se encuentran que, para satisfacer la demanda de sus pacientes de un sistema más cómodo y eficiente, deben seguir formándose en la ortodoncia invisible.

Pero, ¿cuál es el mejor máster a cursar? ¿Son válidas todas las opciones? ¿Es suficiente con un curso de certificación en invisalign o un onboarding en spark para estar capacitado? Sin lugar a dudas.

La respuesta a estas preguntas, como a otras tantas, es compleja de dar, pero intentaremos abordarla a través de estas líneas y dar una respuesta a los miles de profesionales que buscan un máster de ortodoncia invisible que les permita tratar a sus pacientes con idénticos resultados a los que consiguen con brackets.

¿Existen unas pautas estándar para el tratamiento de ortodoncia invisible?

Esto es lo que nos encontramos en cursos de certificación o de onboarding: pautas estándar para introducirnos en la técnica, conocer cómo se realiza un cementado de attachments, particularidades en el uso del software, y una introducción a la planificación digital.

Sería similar a los cursos patrocinados de sistemas de brackets, como Damon, o Clarity, en los que se explica una secuencia de arcos, en los que se presentan los distintos torques que ofrecen las ranuras y se nos invita a “empezar” con el sistema. Pero el conocimiento del sistema de brackets debe acompañar al ortodoncista previamente o, si no, el esfuerzo dedicado a esta formación será estéril por la complejidad de aplicar una “receta de cocina” a un caso cualquiera, puesto que cualquiera tiene particularidades que se escapan de la norma.

Por eso, esto es lo que no ofrecemos en Aligners International Programme.

Y no lo hacemos porque pensamos que eso es algo que está perfectamente cubierto por las empresas fabricantes de alineadores, que conciertan programas básicos e introductorios, siendo importante ofrecer a los doctores que ya conocen los aspectos básicos la oportunidad de acceder másteres avanzados de alto nivel como el nuestro que les permitan tratar todos los casos de pacientes que tengan en su clínica.

Porque, para nosotros, no existen los “protocolos inamovibles de attachments”, ni las fórmulas mágicas: los doctores Susana Palma y Javier Lozano ofrecen una visión integral del uso de alineadores adaptado a cada diente, cada paciente, desvelando su enfoque en cada situación clínica individual para que sean los ortodoncistas que asisten a nuestros másteres quienes decidan en su consulta qué alineadores necesitan sus pacientes y cómo deben programar digitalmente cada uno de los casos.

Tipos de maloclusiones que pueden resolverse mediante ortodoncia invisible

Maloclusiones transversales: espaciado y apiñamiento

La situación más habitual en cualquiera de nuestros pacientes es la discrepancia óseo-dentaria entre dientes y hueso, en favor de los primeros, que origina faltas de espacio y apiñamientos que se deben resolver valorando al paciente de manera biológica.

En nuestro Diploma Avanzado de Biomecánica con Alineadores, abordamos en primer lugar este aspecto, que consideramos primordial para la posterior resolución de los problemas sagitales y los verticales.

Por ejemplo, sabemos que una mordida cruzada condiciona la resolución del problema sagital mediante distalización porque las interferencias que esta produce impiden un movimiento efectivo de los molares hacia distal, de forma que su control y manejo es prioritario.

Así, para resolver estas, debemos considerar gran número de factores y decidir si la resolución es puramente dentoalveolar o si, por ejemplo, necesitamos recurrir a disyunción convencional o quirúrgica: ese es uno de los aspectos que diferencian a un máster avanzado, que recurre a todas las técnicas disponibles en la ortodoncia convencional, frente a un programa de onboarding o certificación que intenta siempre “compensar” los problemas esqueléticos mediante camuflaje.

Es más, pudiendo resolver cualquier problema transversal mediante el uso de alineadores, debemos entender también cuál es el efecto del desarrollo de la arcada en los tres planos del espacio: la doctora Susana Palma detalla con claridad las posibilidades de movimientos recíprocos o antagonistas en relación al plano sagital y vertical, a fin de determinar si de manera simultánea a la expansión podemos también abordar parte del problema sagital o el vertical para hacer que nuestro tratamiento sea más eficiente.

La expansión condiciona los tres planos del espacio

De igual forma, la “compresión” de la arcada en un paciente con multidiastemas requiere unos conocimientos profundos del sistema de attachments que debe emplearse para conseguir el anclaje necesario, algo imprescindible por ejemplo para planificaciones preprotésicas en las que estén implicadas rehabilitaciones con implantes dentales, una faceta que el doctor Javier Lozano aborda en el contexto de la ortodoncia integrada con la rehabilitación y la estética.

Maloclusiones sagitales: Clases II y III

El abordaje de la clase II es otro de los aspectos clave en nuestros programas de formación: la edad del paciente, el diagnóstico previo, su biotipo o patrón… hacen que cada caso sea único y requiera un manejo impecable de las posibilidades de distalización, mesialización, saltos virtuales.

Es por eso que un máster de ortodoncia con invisalign requiere una concepción global: el uso de elásticos intermaxilares entre dientes es útil en múltiples ocasiones, pero es importante distinguir la biomecánica de un recorte para botón o la de un gancho para elástico, entender las implicaciones de una interferencia sagital o vertical en la progresión del caso y saber cómo abordarlas.

Esto es lo que, junto con el manejo de técnicas auxiliares, permite que los doctores que acuden a nuestros programas sepan decidir cuándo conviene utilizar según qué recursos terapéuticos para conseguir tratamientos cortos y eficientes que no se alarguen en el tiempo y que finalicen con una oclusión excelente.

Abordar la clase II es un gran reto

Igualmente, los pacientes con relación de clase III de Angle precisarán un diagnóstico diferencial, que en nuestro programa implica también uso de recursos como las extracciones dentales, la selección del momento ideal para la reducción interproximal o stripping y, en definitiva, la planificación cuidadosa, individualizada para cada paciente, en función de la visión estratégica de cada ortodoncista.

Maloclusiones verticales: sobremordida y mordida abierta

Al igual que con el problema transversal y el sagital, la comprensión de la biomecánica del alineador con la mordida profunda y la mordida abierta son claves en un tratamiento con alineadores.

La visión del software de planificación clincheck o approver puede “confundirnos” si nos limitamos a seguir unos valores predeterminados de intrusión o extrusión dental pura, tal y como apuntan algunos cursos de introducción a la técnica o másters y otros programas de formación continuada para iniciarnos con una marca concreta de alineadores.

Por eso, abordamos siempre en nuestros programas la interrelación entre la clínica y la planificación digital: es vital entender que la expresión de nuestra planificación en la boca de nuestros pacientes depende de que entendamos y sepamos manejar con excelencia conceptos relativos y absolutos.

Esto, junto con el análisis de las situaciones en que es necesario recurrir a técnicas auxiliares, extracción de cordales o uso de los mismos como anclaje intramaxilar, o manejo de las rehabilitaciones previas del paciente en nuestro favor, nos ayudará a salir airosos de casos complejos en pacientes adultos que quieren llevar alineadores.

Ventajas de la ortodoncia invisible

Igualmente, en nuestros programas de desarrollo de ortodoncistas entendemos que un máster debe ayudar al alumno a implementar todos los cambios dentro de su clínica dental de manera sencilla, efectiva, eficiente y rentable.

Es por eso que nuestro equipo también ofrece una visión clínica, apoyada en indicadores estratégicos, de cómo mejorar la adaptación de nuestro equipo a la orotdoncia digital, mediante la incorporación de escáneres intraorales como iTero o Kavo para permitir que el doctor pueda realizar esto de manera ágil y dedicarle tiempo a lo verdaderamente importante: los tratamientos de sus pacientes

Así, Francisco Llerena, responsable de marketing y estrategia del equipo, aborda las distintas fórmulas para incorporar la tecnología necesaria para hacer alineadores en el siglo XXI con una visión 360: desde la incorporación de la tecnología, su financiación, la traslación al equipo de la clínica de sus ventajas e inconvenientes, o la comunicación al paciente de las mejoras que esto supone, a fin de que lo consideren como un activo más para decantarse por nosotros para la ejecución de sus tratamientos.

Realizar un curso de ortodoncia invisible puede ser tu mejor opción

Y, en resumen, esto sería todo aquello que consideramos vital para un máster de formación en alineadores invisibles, sea del fabricante que sean:

  • Biomecánica avanzada, que permita resolver todos los casos de manera integral y en tiempo ajustado.
  • Visión global del paciente, asociando y tratando de manera conjunta las maloclusiones, sea cual sea la variable que haga distinto a cada uno de los pacientes.
  • Enfoque integral para incorporarlos a nuestra consulta, desde un punto de vista clínico, pero también comercial y logístico, para que el cambio sea fluido para nuestros pacientes y todo el equipo que trabaja cada día con nosotros.

Si es eso lo que estás buscando, has llegado al lugar perfecto: Aligners International Programme.